Una de las grandes desconocidas y de la que, tradicionalmente, en raras ocasiones se contemplan en las Escuelas de Arquitectura (por fortuna esto ya está cambiando). Es "algo" que a veces cuesta explicar a los no profesionales del sector y que algunos suelen confundir con interiorismo o decoración. Es la ARQUITECTURA EFÍMERA. 

Tiene aplicaciones para fines tan variados como el teatro, las ferias gourmet o refugios de emergencia ante catástrofes ( ya hablaremos otro día de Shigeru Ban) , pero si hay un lugar-espacio-tiempo donde lo efímero se oficializó y empezó a considerarse como un arte, con grandes repercusiones sociales, culturales, tecnológicas y artísticas es en las EXPOSICIONES UNIVERSALES.

 Arquitectura de papel para la catastrofe del tsunami de Japón en 2011.

Arquitectura de papel para la catastrofe del tsunami de Japón en 2011.

Hoy casi todos las hemos visitado alguna vez pero hay mucho contenido y relaciones internacionales tras ellas, más de lo que podría imaginar cualquier turista ocasional.

El desarrollo de Exposiciones Universales viene sucediéndose, desde mediados del siglo XIX, cada vez con mayor interés social; han tenido importantes efectos económicos en los países o regiones donde se realizan y cuentan con el creciente respaldo del público gracias a que permiten obtener una visión general del mundo, así como una fascinante aproximación al futuro.

La primera gran construcción pensada para una exposición universal fue el Crystal Palace, que albergaba toda la Exposición de Londres de 1851. El arquitecto Joseph Paxton se hizo famoso por sus elegantes invernaderos; en realidad, el Crystal Palace era el mayor invernadero jamás construido. Paxton utilizó unidades de cristal prefabricadas enmarcadas con madera y hierro que se acoplaban a una enorme estructura de hierro, lo que permitió que el edificio fuera desmontado por completo después de la exposición y reconstruido en Sydenham, a las afueras de Londres, donde permaneció hasta que en 1936 fue destruido por un incendio. Sin abandonar las formas de la época, el Crystal Palace rompió con el tipo de edificación del momento dándo valor y oficialidad a la arquitectura efímera, por entonces sólo planteada como solución para escenas informales como mercadillos o actos teatrales no merecedores de un teatro. 

 Cristal Palace, London 1851

Cristal Palace, London 1851

 Era una especie de feria en la que se exhibía maquinaría y otros inventos de la era de la industrialización. Poco después, en la Exposición Universal de París de 1867, los países empezaron a participar para mostrar al mundo sus nuevos productos y sus avances tecnológicos. 

Desde entonces, el rumbo de las exposiciones universales ha cambiado considerablemente. Ahora se celebran cada cinco años y son un lugar de encuentro, de toma de decisiones (en la clausura de las más actuales incluso de firman una declaraciones por la ONU), un lugar en el que se describen problemas globales y se presentan posibles soluciones. Su objetivo es compartir información sobre tecnología, investigación, sostenibilidad, oportunidades de negocio, comunicación, cultura y entretenimiento. Dicho en otras palabras, las Expos son escenarios de cooperación internacional en un ámbito institucional y distan mucho de ser una mera muestra turística o un escaparate de invenciones.

Existe una fecha clave en el desarrollo de las Expos Universales, la Exposición de Chicago en 1933, primera expo que se desarrolla bajo un lema: “ El centenario del progreso”. A partir de este momento las exposiciones se deben a una frase o concepto que unifica su desarrollo y les da sentido.

 Expo Chicago 1933. Poster.

Expo Chicago 1933. Poster.

Tras la expo de Nueva York el 1939 “ Construyendo el mundo futuro”, sucede el parón de la II Guerra Mundial y no es hasta 1958 en Bruselas con su Exposición “ Ciencia, civilización y humanidad” cuando se retoma el foco tecnológico y cultural.

En 1970 en Osaka “progreso y armonía para la humanidad” las Expos Universales colonizan el continente Asiático y desde entonces Japón será uno de los paises con mayor representación y con mayor expectación tecnológica en las muestras. Tras esta expo, el recinto se trasnformó en una gran zona verde para la ciudad.

Este es el momento en el que en estas exposiciones empieza a matizar del término sostenibilidad. Hasta entonces este término se ocultaba detrás de algunas obras, parques y elementos reutilizables en estas mismas exposiciones, pero no se atacaba plenamente. Desde sus lemas se transmitirá hasta nuestros días la idea de protección y cuidado del planeta y palabras como océanos, patrimonio, naturaleza, mejor vida, calidad humana... se repetirán sucesivamente.

En los últimos 40 años la evolución a nivel experimental y de uso de recursos renovables en la fabricación e instalaciones de los edificios proyectados ha pasado incluso por la restricción de alguno materiales constructivos y algunas técnicas de acondicionamiento por parte de la propia organización de la Expo, desestimando proyectos e instalaciones que perjudiquen o contengan elementos nocivos para el medio ambiente (por ejemplo la prohibición de uso de pvc en Expo Zaragoza 2008).

En las más recientes tenemos ejemplos de gran singularidad que iremos desglosando en siguientes post desde un punto de vista que aune diseño, tecnología, innovación y sostenibilidad.

Os esperamos!!